Uciencia / Noticias / Ciencias Sociales / Relacionan el gasto de los municipios con la producción de residuos peligrosos

martes, 06 marzo 2018 11:22

Un investigador de la UMA propone un trasvase de recursos económicos de las administraciones superiores a la municipalpara reducir los desechos y preservar el medioambiente.

La dependencia del gasto de un municipio y la producción de residuos podría optimizarse

La dependencia del gasto de un municipio y la producción de residuos podría optimizarse

El Ministerio de Agricultura y Pesca, Alimentación y Medio Ambiente, define como residuo peligroso aquel que “presenta unas determinadas características de peligrosidad y, por tanto, es necesario someterlo a exigencias adicionales de control para evitar que pueda provocar daños a la salud o al medio ambiente, durante su producción y gestión”. Esta clasificación se hace necesaria debido a la ley de residuos y suelos contaminados de 2011 que trata de preservar el entorno, lo que se ha convertido en una prioridad para las instituciones públicas. Sin embargo, en muchas ocasiones, este objetivo queda supeditado a otros intereses económicos. Pero, ¿y si al conservar el medio ambiente se obtuvieran más beneficios?

En el estudio se han agrupado municipios con características similares.

En el estudio se han agrupado municipios con características similares.

Con esta premisa el investigador de la Universidad de Málaga Germán Gemar ha estudiado la relación entre la gestión del territorio, presupuestos municipales y la producción de residuos peligrosos en la provincia. “Si al invertir en el medio ambiente conservamos los paisajes de Málaga, podremos mejorar las cifras de turismo, sobre todo en el interior”, explica el economista.

Para este proyecto Gemar ha analizado los datos reales de la superficie agrícola de los municipios malagueños y su presupuesto de gasto. De esta forma ha ido aglutinando núcleos urbanos con características similares, realizando un análisis clúster (técnica de análisis para clasificar un conjunto y agruparlos en grupos homogéneos), un análisis factorial (técnica estadística utilizada para explicar correlaciones) y una regresión lineal múltiple (modelo matemático para usado para aproximar la relación de dependencia entre una variable dependiente, las variables independientes y un término aleatorio), esta última para encontrar relaciones causales. La conclusión a la que ha llegado es que un mayor gasto de un consistorio causa más generación de residuos. “Se debe tener en cuenta que en este estudio no se ha observado la forma de tratamiento de los residuos, por lo que, aunque en estos lugares se generen más residuos, nada tenemos que decir acerca de la buena o mala gestión de los mismos”, indica.

Según el investigador, la dependencia entre el gasto de un municipio y la producción de residuos podría optimizarse incluyendo la componente ambiental en la elaboración de los presupuestos municipales. De la misma forma, la relación entre la estructura de la tierra y la producción de residuos peligrosos podría mejorarse si este elemento estuviera presente en la planificación urbanística de las comunidades autónomas. “La colaboración entre entidades es crucial para hacer planes más completos del suelo y los desechos. Hoy en día la gestión de los residuos es competencia municipal, mientras que la comunidad autónoma tiene la potestad de la ordenación del territorio. Si entre todas las administraciones se busca el cultivo más adecuado para la zona y se gestiona con criterios ambientales el resto del territorio no ocupado, se obtendrían ahorros y se conservaría el medio ambiente. Estas acciones ayudarían a preservar el entorno potenciando el turismo de interior, con cifras que revertirían en toda la provincia”, subraya el profesor. Asimismo, en este estudio se sugiere la agrupación de núcleos urbanos con similitudes para que los proyectos que se pongan en marcha sean óptimos siendo respetuosos con el medio ambiente 

Para llevar todo esto a cabo con resultado satisfactorio, Gemar propone concienciar a los gobernantes de todas las administraciones sobre las consecuencias de sus decisiones. “Los dirigentes deben ser conscientes de que muchas sus resoluciones, y no solo las de carácter ecológico, tienen repercusión en el entorno. Incluyendo la variable ambiental en todas mejoraría la situación”, incide el economista. 

La línea de investigación continúa y el profesor quiere seguir estudiando en profundidad las relaciones económicas con el medio ambiente. “El tipo de análisis utilizado tiene sus limitaciones, por lo que se podría realizar otro trabajo con otras técnicas multivariantes que minimicen algunos de los inconvenientes. De igual manera se podría llevar a cabo en otros territorios y contrastar los resultados”, concluye el experto.